Doce a Quienes Él Nombró Apóstoles.

Sermón predicado en Lucas 6: 12-16 por el Reverendo W. Reid Hankins durante el servicio de adoración en la Iglesia Presbiteriana de la Trinidad en 26/9/21 en Novato, CA.

Sermón

Traducido por el Diácono Diego Merino

El pasaje de hoy es un pasaje corto y dulce que sin embargo, está lleno de un rico significado para la fundación y el establecimiento de la iglesia bajo el nuevo pacto. Lo que Jesús hace aquí tiene ramificaciones de lo que encontramos mas adelante en el libro de los Hechos después de que Jesús ascendió al cielo y de formar la iglesia cristiana primitiva. Sin embargo, incluso antes de eso, vemos a Jesús entrenando y preparando a estos doce para la proclamación del evangelio que Él los mandaría a proclamar. Y aún hoy, su ministerio apostólico tiene un significado continuo para nosotros en nuestros tiempos, como discutiremos.

Comencemos en nuestro primer punto de hoy mirando la oración que Jesús hizo toda la noche. Así comienza nuestro pasaje. Sube a una montaña, encuentra algo de soledad y ora toda la noche. Ese es el versículo 12, «y toda la noche continuó en oración a Dios». Esta palabra para «toda la noche» en el versículo 12, es solo una palabra en el griego. Es el único lugar donde aparece esta palabra griega en la Biblia. La palabra es extraordinaria. Orar toda la noche es extraordinario, incluso para Jesús.

Por supuesto, seguramente el contexto nos dice por qué Jesús pasó la noche en oración a su padre celestial. Seguramente fue a la luz de lo que iba a hacer al día siguiente. Estaba eligiendo a sus doce discípulos, también conocidos como apóstoles. Probablemente esté estrechamente relacionado con esto el famoso sermón que luego predicará justo después de que yo haga esa selección. Lucas registra lo que a veces se llama el Sermón de la Llanura, pero es probable que sea una versión abreviada del mismo Sermón del Monte que Mateo registra en Mateo 5-7. Como veremos más la próxima vez, Lucas conecta la elección de los doce con este sermón especial. El punto es que Jesús tuvo un gran día por delante. Pero más allá del sermón especial y memorable, hoy quiero que apreciemos especialmente como fue su oración de toda la noche en el contexto de la selección de estos discípulos.

En otras palabras, antes de que tome la gran decisión de cuáles de los doce elegir, Él ora. Él ora bastante. Me imagino que ha orado sobre a quien elegir. Probablemente eso fue mucho por lo que oró. Pero cuando tienes toda la noche para orar, puedes cubrir mucho terreno. Entonces, me imagino que después de un tiempo concentrado de orar por quien elegir, probablemente tomó la decisión sobre a quién elegiría. Y luego probablemente orando por cada uno de ellos. Seguramente, Jesús oró por cada persona a quien elegiría para estar entre los doce.

Tomemos algunas aplicaciones en este primer punto. Jesús nos muestra la bendición de la oración. Y nos muestra que, especialmente antes de una gran decisión, es correcto y bueno dedicar un tiempo concentrado a la oración. Esta fue literalmente una de las decisiones más importantes que tomó Jesús durante su ministerio terrenal. En cierto sentido, fue una de las decisiones de mayor alcance. Y así, oró larga y fervientemente durante toda la noche antes de tomar esta decisión. Tomemos la aplicación aquí. ¿Oramos así antes de grandes decisiones o antes de los grandes días que nos esperan? ¿Cuántos de nosotros podríamos pasar toda la vida sin orar de esta manera? Pero Jesús nos muestra una hermosa imagen de la oración. Ya sabes, es en el Sermón del Monte donde Jesús enseña a sus discípulos sobre el tema de cómo orar. Vemos en Mateo 6:7 que la efectividad de nuestras oraciones no está ligada al número de palabras que pronunciamos. Dice eso en crítica a los paganos que llenarían sus alabanzas con frases vacías o vanas repeticiones. Sin embargo, si bien eso es absolutamente cierto, y Jesús incluso les enseña una oración bastante corta como modelo de cómo orar, hablo del Padre Nuestro, no obstante, Él también modela lo encomiable de una oración larga y extensa. Especialmente antes de una gran decisión o un gran día. Apliquemos la aplicación aquí, incluso cuando vemos a estos apóstoles siguiendo el ejemplo de Jesús más adelante en Hechos 1. Después de que Judas Iscariote traicionó a Jesús y se suicidó, los once apóstoles restantes creen que necesitan reemplazar a Judas. Y así, antes de que tomen una decisión, vemos allí en Hechos que habían estado en un tiempo de oración concentrada y dedicada, e incluso menciona como oraron específicamente para que Dios les mostrara a quién debían elegir para reemplazar a Judas. Sigamos también este encomiable ejemplo de oración.

Pasemos ahora a nuestro segundo punto de hoy para considerar la elección real de los doce por Jesús. Tenga en cuenta primero ese idioma de elección. Jesús los eligió; Él los eligió. Otras escrituras usan el mismo lenguaje, como en Juan 6:70, cuando un grupo de sus otros discípulos abandonan a Jesús cuando no están de acuerdo con su enseñanza, Él se vuelve y pregunta a los doce si ellos también se van a ir. Ellos responden encomiablemente a Jesús: “Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes las palabras de vida eterna”. Eso podría hacer que parezca que eligieron a Jesús. Pero luego Jesús, en el siguiente versículo, señala que en realidad fue Jesús quien los eligió. Como nota al margen, me encanta como Jesús eligió a los doce discípulos es una hermosa imagen de la verdad más grande de la elección divina. A veces podemos pensar en nosotros mismos eligiendo a Dios, pero en realidad y en última instancia somos salvos porque Dios nos eligió.

Pero observe que Jesús no solo eligió estos doce, sino que los eligió entre muchas otras opciones. Eso es lo que nos muestra el verso13. Él reunió a sus muchos discípulos. De este grupo más grande de discípulos, específicamente separa a estos doce para que sean su círculo íntimo y, en última instancia, sus apóstoles mas cercanos. Podríamos tender a olvidar que Jesús tenía varios discípulos que lo seguían y aprendían de Él, no solo estos doce. Se nos recuerda ese hecho en Hechos 1 cuando van a elegir un apóstol que reemplace a Judas Iscariote, que mencionan que había varios discípulos además de los doce que iban con Jesús todo el tiempo desde su bautismo hasta su ascensión al cielo. Esto es lo que vemos en el pasaje de hoy. Me imagino una situación como las pruebas para un equipo deportivo en la que reúne a todos los atletas y luego dice en voz alta los nombres de las personas seleccionadas para el equipo. Pero donde esa analogía falla es que son los mejores atletas los que tienen un lugar en el equipo. Sin embargo, aquí, no se nos dice que Jesús eligió a estos doce porque de alguna manera eran superiores a los otros discípulos.

No debemos perder de vista que Él eligió a los doce, y no algún otro número. Este número era tan importante, que ya mencionamos que sintieron la necesidad de reemplazar al caído Judas Iscariote para volver al número doce. Si bien nunca se nos dice explícitamente por qué, seguramente tenemos razón al hacer la conexión con las doce tribus de Israel. Al elegir el número simbólico de doce, seguramente implica el plan de Dios para redimir al remanente de Israel en el Mesías. Dios estaría reuniendo a su pueblo caído esparcido bajo su Mesías, el Rey Jesús. Dios estaría reconstituyendo a Israel, el Israel renovado, el verdadero Israel, bajo el nuevo pacto que Jesús había venido a inaugurar con su sangre derramada por Él.

Entonces, Jesús nombra a estos doce apóstoles. Eso es lo que señala el final del versículo 13. Esta es otra contribución única de Lucas entre los evangelios sinópticos. Ayuda a aclarar algunas cosas relacionadas. Verás, mientras que los doce discípulos son discípulos especiales, Jesús tuvo muchos discípulos. Pero solo tenía doce apóstoles, al menos en el sentido especial que aquí se entiende. Verás, un discípulo es un estudiante, un alumno, alguien que aprende de un maestro. Y sí, estos doce tendrán la oportunidad de aprender mejor que la mayoría de los discípulos de Jesús. Veremos que Jesús se toma un tiempo extra para explicar en privado todas las parábolas que da a la multitud de discípulos. Pero estos doce no son solo super-discípulos. Los nombra apóstoles. Y un apóstol es aquel que es comisionado y enviado como mensajero autorizado de alguien. El que estos fueran apóstoles significaría que les estaría encomendando su mensaje que se suponía que debían representar y entregar a otros en su nombre. Como tal, un apóstol es uno con autoridad, no su propia autoridad, pero lleva consigo la autoridad de la persona que representa. Es casi como cuando le otorgas un poder a alguien, éste tiene la autoridad para tomar decisiones legalmente vinculantes por usted, como si usted mismo hubiera tomado esa decisión. Es por eso que no le da poder a cualquiera. Así también, Jesús les está otorgando una gran posición para nombrarlos sus apóstoles.

Es en este punto que quiero que comprendan que el oficio de apóstol fue especial y extraordinario en la historia de la iglesia. Esto puede ser algo que se puede malinterpretar porque hay algunas ocasiones en las que el Nuevo Testamento usa el término apóstol en un sentido mas genérico, algo más parecido a como un misionero. Pero en este oficio especial y único de apóstol, solo están los doce, más luego Pablo, quien nació prematuramente para ser un apóstol de los gentiles. Nuevamente, podemos pensar en las imágenes allí: doce apóstoles iniciales que son enviados a las tribus de Israel con el evangelio de Jesucristo. Luego, un apóstol adicional enviado con el evangelio de Jesucristo a las naciones. Es por eso que en el libro de los Hechos no reemplazan a ninguno de los doce después de que comienzan a morir. Al comienzo de su servicio real apostólico después de que Jesús asciende, saben que necesitan tener doce apóstoles. Pero si el oficio de apóstol no era extraordinario, sino un oficio regular y continuo, entonces esperaría verlos reemplazarlos cuando uno de ellos muriera. Sin embargo, en Hechos 12 vemos morir al apóstol Santiago, pero hubo reemplazo.

Esto se debe a que estos apóstoles oficiales que Jesús nombró tenían un ministerio fundacional especial. Efesios 2:20 habla de cómo la iglesia de Jesucristo está fundada sobre los profetas y los apóstoles con el mismo Jesús como piedra angular. Los profetas predijeron hasta Juan el Bautista la venida de Jesús. Entonces los apóstoles dieron testimonio del hecho de que Jesús había venido. Fueron testigos presenciales de su ministerio de enseñanza, de su muerte en la cruz, de su resurrección y de su ascensión. Luego fueron comisionados y enviados al mundo con el evangelio de salvación para bautizar a los conversos a Cristo al establecer la iglesia bajo el nuevo pacto. El trabajo fue fundacional. Hizo que las cosas comenzaran y se establecieran. Pero luego pasaron el ministerio a la iglesia, y con respecto al liderazgo, confiaron el liderazgo regular y ordinario a ministros, ancianos y diáconos.

Debido a la naturaleza extraordinaria de la posición de apóstol, vemos que Dios los dotó especialmente con dones sobrenaturales. Si bien, por un lado, vemos que la iglesia primitiva tenía muchas cosas sobrenaturales sucediendo para testificar el mensaje de Cristo por los apóstoles, estas se manifestaron principalmente a través de los apóstoles. Hechos 2:43 es uno de varios pasajes que enfatiza que las maravillas y señales fueron hechas especialmente a través de los apóstoles. Vemos relatos de ellos haciendo cosas como curaciones y resurrecciones de la misma manera que habíamos visto a Jesús hacerlas. Tiene sentido que ellos hicieran estas maravillas que Jesús había hecho, debido a su comisión especial como apóstoles que vinieran en la autoridad de Jesús. U otro ejemplo similar, es que cuando los samaritanos comenzaron a creer en Jesús, el Espíritu Santo aún no había venido sobre ellos, así que los apóstoles se acercan a ellos y les imponen las manos, y luego el Espíritu cae sobre los samaritanos con poder. Eso en sí mismo fue una demostración de la naturaleza fundacional de los apóstoles: que se considera que la imposición inicial de sus manos sobre nuevos grupos de personas coincide con el fenómeno sobrenatural visible. Pero ese no es un acompañamiento ordinario con el Espíritu Santo entrando en el corazón de alguien.

Mientras explico el carácter fundacional de estos doce apóstoles, espero que vuelvan a ver por qué fue una decisión importante para Jesús. Espero que vuelvas a ver por qué Jesús tuvo razón al orar con tanto fervor antes de eso. Pero espero que también puedas hacer la aplicación de que no hay mas apóstoles en la tierra hoy. Hay algunos en el movimiento pentecostal / carismático que dicen lo contrario. Algunos de estos grupos tendrán líderes a los que nombran o titulan “apóstol”. Ahora, si lo dicen en el sentido más genérico como un misionero, entonces eso sería una cosa. Pero típicamente lo usan para referirse a apóstol cómo el oficio que tenían los doce. Pero eso no es algo bíblico. El papel de estos doce fue especial y maravilloso, pero han cumplido con su ministerio y ese oficio ha dejado de existir en la iglesia.

En nuestro último punto de hoy, con fines de instrucción, quería hacer algunas observaciones diversas sobre la lista real de doce personas aquí en los versículos 14-16. Esta lista es una de las cuatro que tenemos en el Nuevo Testamento donde se escriben sus nombres. En todas las listas, Pedro siempre se menciona primero, mostrando su evidente calidad de liderazgo entre los doce. En todas las listas, Judas Iscariote aparece siempre al ultimo, mostrando su infamia entre los doce como traidor. También en todas las listas, Pedro, Andrés, Santiago y Juan están siempre entre los cuatro primeros, en un orden u otro, mostrando cómo eran una especie de círculo intimo entre los doce. De hecho, vemos a Jesús a veces alejarse solo con ellos.

Mencionaré algunas otras observaciones. Cambia el nombre de Simón a Pedro, que significa roca, y eso habla de cómo Cristo edificaría su iglesia sobre el testimonio apostólico de Pedro y el resto de los apóstoles. Tampoco es raro que Dios le dé a alguien un nuevo nombre para reflejar de alguna manera el llamado especial de Dios y los planes para sus vidas.

Si estás comparando esta lista de los doce con los otros relatos de los evangelios, notarás que algunos de estos discípulos también tienen otros nombres. Bartolomé aquí es presumiblemente el Natanael mencionado en el evangelio de Juan. Mateo, sabemos que también se conoce como Levi. Santiago, hijo de Alfeo, también se conoce como Santiago el Joven. Judas, hijo de Santiago, también es conocido como Tadeo. Menciono esto principalmente con fines informativos.

También notamos que había otro Simón que se llamaba el Zelote, versículo 15. Los Zelotes eran otro grupo entre los judíos, como los fariseos y los saduceos, pero tenían un énfasis menos religioso, eran revolucionarios radicales que deseaban derrocar por la fuerza el control romano sobre los judíos. Sin embargo, aunque los zelotes y Jesús estaban interesados en un reino glorioso para el pueblo de Dios, tenían ideas muy diferentes de qué era ese reino y cómo se llevaría a cabo. Jesús dejó muy claro que su reino no era de este mundo y es por eso que sus discípulos no toman armas físicas para tratar de introducirlo. Entonces, que este Simón el Zelote sea uno de los doce apóstoles de Jesús seguramente implica que Simón dejó atrás esa vida de fanático. Así como Pedro, Santiago, Juan y Andrés dejaron atrás su pesca, y Mateo dejó atrás su recaudación de impuestos, así también con Simón estaba dejando atrás sus antiguas formas de ser un Zelote. En cambio, Jesús le estará enseñando una mejor manera. Y Simón el Zelote de esa manera trataría de marcar el comienzo del reino genuino de Dios en nombre de Cristo Jesús.

Por último, anotaré de esta lista el nombre final de Judas Iscariote. Mencionaría que la gente no solía tener apellidos en ese momento, aunque a veces se agregaban descriptores para ayudar a identificarse como Jesús de Nazaret. Entonces, una suposición común es que la referencia de Iscariote es decir que este Judas era de un pueblo de Judea llamado Carioth. Sin embargo, otra posibilidad es que la palabra Iscariote se derive de una palabra aramea que significa falsedad o mentiroso. Si ese fuera el caso, significaría que fue un título que se le otorgó después de su traición. Pero aunque el significado de Iscariote es incierto, el resto del versículo 16 no lo es. Dice de Judas Iscariote, fue él quien se convirtió en traidor. Jesús sabía que se había profetizado que alguien cercano a Cristo lo traicionaría. Sin duda, ese conocimiento también se introdujo en la larga noche de oración de Jesús. Es una vergüenza desde el punto de vista de Judas pensar en cómo pudo haber sido usado tan maravillosamente como apóstol en la iglesia de Cristo. Nos da la advertencia de que tengamos cuidado si crees que estás de pie, para que no caigas, que alguien así caiga, alguien tan cercano a Jesús durante un período de tiempo tan concentrado y que haya visto todos sus milagros y mucho más. .

Pero esta referencia al final del pasaje de hoy a la traición de Judas también es un final apropiado para nuestro mensaje, porque nos recuerda la cruz de Jesucristo. Elegir a uno que finalmente lo traicionaría, sería parte del plan de Dios para llevar a Jesús al sacrificio y expiación en la cruz. Allí Jesús pagó por los pecados de los elegidos de Dios, para poder enviar al resto de los apóstoles a declarar el perdón de los pecados en el nombre de Cristo, para que todo el que crea en Él no perezca en el infierno, sino que tenga vida eterna.

Iglesia Presbiteriana de la Trinidad, hemos visto hoy el importante llamado de los doce apóstoles que sirvieron en un papel fundacional maravilloso para la iglesia de Jesucristo. Hemos dicho que su oficina era especial y extraordinaria y que ya no continúa. El oficio de apóstol cumplió su propósito y ya ha expirado. Sin embargo, quizás recuerdes que en el Credo de Nicea parte de lo que confesamos es que la iglesia es apostólica. Esto no solo habla de cómo la iglesia se basa en el testimonio y el testimonio de los apóstoles. También dice que la iglesia continúa con su misión. No, no de la manera extraordinaria en como lo hicieron con tales señales y maravillas. Pero en verdad continuamos con ese testimonio apostólico de Cristo Jesús. Hoy proclamamos el evangelio de nuestro Señor Jesús resucitado. Bautizamos a los conversos en su nombre de Él y los discipulamos con la Palabra de Dios. Los apóstoles han muerto y se han ido para estar con el Señor, pero han dotado a la iglesia con la Gran Comisión que Jesús les dio. La iglesia entonces es apostólica hoy en el sentido de que nosotros, la iglesia, hemos sido autorizados, comisionados y enviados por Jesús al mundo para llevar su mensaje del evangelio a los confines de la tierra. ¡Hablemos de ese sagrado cometido!

Entonces, tan seguro como Jesús equipó a los doce originales, continúa equipándonos hoy. Jesús oró por los doce y ora por nosotros. Jesús enseñó a los doce y nos enseña a nosotros. Jesús dio su Espíritu a los doce, y nos ha dado su Espíritu a nosotros. Salgamos con denuedo en Cristo Jesús, sabiendo que Él está con nosotros siempre, hasta el fin de los tiempos.

Amén.

Derechos de autor © 2021 Rev. W. Reid Hankins, M.Div.
Reservados todos los derechos.

Share

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.