El Sermón de la Llanura: Bienaventuranzas y Aflicciones.

Sermón predicado en Lucas 6: 17-26 por el Reverendo W. Reid Hankins durante el servicio de adoración en la Iglesia Presbiteriana de la Trinidad en 03/10/21 en Novato, CA.

Sermón

Traducido por el Diácono Diego Merino

La semana pasada vimos que Jesús seleccionó su círculo íntimo de doce discípulos que también serían sus doce apóstoles que un día enviaría al mundo con el mensaje del evangelio. Pero primero Jesús debe entrenarlos. Y eso es lo que procede a hacer de inmediato. Como muestra el versículo 17, tan pronto como Jesús selecciona a los doce, va con ellos y comienza a enseñarles junto con una gran multitud. Su enseñanza sería aplicable a toda la multitud que buscaban ser discipulados por Jesús. Pero podemos apreciar cómo sus palabras aquí también hablarían especialmente a los doce. Les diría el tipo de vida a la que Jesús los estaba llamando, en cómo necesitarían tomar sus cruces y seguirlo.

Este famoso sermón de Jesús se conoce aquí en Lucas como el Sermón de la Llanura. Hoy solo leemos parte de ese sermón, pero se extiende hasta el final de este capítulo. Es probable que Lucas relate el mismo sermón en Mateo 5-7 conocido como el Sermón del Monte. Cuando comparas el relato de Lucas con el de Mateo, las similitudes son muy claras, pero también hay algunas diferencias notables. El relato de Lucas es mucho más corto. Específicamente en el pasaje de hoy, vemos que Lucas tiene menos bienaventuranzas que el de Mateo, pero Lucas también registra estas aflicciones contrastantes. Además, las bienaventuranzas de Mateo extraen claramente una aplicación espiritual que no es explícita en las bienaventuranzas de Lucas. Si, de hecho, tanto Lucas como Mateo informan exactamente el mismo sermón, lo que parece un caso probable, señalaría que hay varias formas posibles de armonizar los dos relatos. Pero eso también nos diría que no debemos pensar en ninguno de estos relatos de este sermón como una transcripción exacta de lo que dijo Jesús, como si alguien fuera como un taquígrafo de la corte y nos diera un registro completo. Más bien, ambos son sin duda resúmenes fieles y divinamente inspirados de lo que seguramente fue un sermón mucho más largo y extenso ese día por parte de Jesús. Entonces, hoy y en los próximos sermones tendremos la oportunidad de considerar el relato divinamente inspirado a Lucas sobre esta memorable enseñanza de Jesús.

Comencemos entonces a profundizar este Sermón de la Llanura. En nuestro primer punto, consideraremos el énfasis de Lucas en estas bienaventuranzas y aflicciones en el estado externo de cada uno. Comparado con el relato de Lucas, el evangelio de Mateo espiritualiza claramente estas bienaventuranzas. Donde Lucas dice en el versículo 20, «Bienaventurados los pobres», Mateo dice en cambio, «Bienaventurados los pobres de espíritu». Donde Lucas dice en el versículo 21, «Bienaventurados los hambrientos», Mateo dice, «Bienaventurados los que tienen hambre de justicia».
A la luz del relato de Mateo, podría ser tentador espiritualizar las versiones de Lucas. Sin embargo, una aplicación espiritual no sería la forma mas inmediata y natural de tomar las simples declaraciones de Lucas. Y las aflicciones contrastantes de Lucas tales como, el «Ay de los ricos» y, «Ay de tontos», tampoco se prestan como una aplicación espiritual inmediata. Para ser claros, creo que las aplicaciones espirituales de Mateo pueden ser una aplicación extendida de las bienaventuranzas de Lucas. Pero como estamos estudiando Lucas hoy, debemos comenzar con el énfasis y enfoque más inmediato de su relato.

Entonces, es aquí donde necesitamos hacer una aclaración de inmediato. Con una aplicación superficial, podrías pensar que Jesús está diciendo que eres bendecido simplemente si eres pobre, tienes hambre y estás triste, y eres maldecido simplemente si eres rico y feliz. En otras palabras, una lectura superficial de esto puede parecer que solo puede salvarse si uno es oprimido y miserable y está condenado si ha experimentado alguna prosperidad o felicidad en la vida. Pero una comprensión tan superficial no puede ser correcta, porque las Escrituras tienen que interpretar las Escrituras. El hecho de que seas pobre no significa necesariamente que seas salvo. El libro de Proverbios, por ejemplo, habla de varios estilos de vida pecaminosos que probablemente resultarán en la pobreza. En otras palabras, la pobreza no es garantía de virtud y, además, nuestro camino de salvación es, en última instancia, solo confiando en Cristo solo a través de la fe. Del mismo modo, el hecho de que seas rico no significa necesariamente que te vayas al infierno. Hay una serie de personas ricas en la Biblia a las que encontramos presentadas encomiablemente: José de Arimatea, Job, Abraham y muchos más. Entonces, ser rico o pobre no es una determinación de si eres salvo o no.

Entonces, ¿qué quiere decir Jesús aquí cuando habla simplemente de ricos y pobres, etc.? Bueno, lo que Jesús parece estar haciendo es usar lo que a veces se puede llamar taquigrafía profética, haciendo uso de una forma de estereotipo. Con demasiada frecuencia, los ricos y prósperos de este mundo eran los impíos, a menudo porque obtenían su riqueza a través de ganancias deshonestas. Y a la inversa, con demasiada frecuencia son los piadosos los que viven de manera exigua y humilde, ya sea porque los malvados ricos los han afligido o porque no se unen a su comportamiento inicuo para «salir adelante», por así decirlo, en esta vida. O, para decirlo de otra manera, en nuestro mundo caído y quebrantado, con demasiada frecuencia la maldad puede «dar sus frutos» en términos de mejorar el estado exterior de uno, mientras que la rectitud con demasiada frecuencia puede «no dar sus frutos» de esa manera. Aún hoy, son los cristianos justos quienes con tanta frecuencia son los pobres e impotentes a los ojos del mundo, los que tan a menudo son afligidos por estos ricos malvados. Incluso los cristianos piadosos ricos son cada vez más demonizados por los malvados ricos y poderosos de este mundo, lo que puede afectar negativamente su estado exterior en esta vida.

El libro de Santiago es un ejemplo en otras partes de las Escrituras donde vemos una taquigrafía profética similar. Seguramente, en ese caso, Santiago está siguiendo el ejemplo de Jesús al hablar en esos términos. Santiago describe este estereotipo en Santiago 2: 5 diciendo: «¿No ha escogido Dios a los pobres del mundo para que sean ricos en fe y herederos del reino?» Nuevamente, ese es un estereotipo, porque sabemos bíblicamente que no todos los pobres son salvos, y sabemos que hay ricos que se salvan. El mismo Santiago incluso elogió el ejemplo de Job, quien ciertamente era una persona rica.

Con esa comprensión mas matizada, date cuenta de para qué está preparando Jesús a sus discípulos aquí con estas bienaventuranzas y aflicciones. Sus palabras implican que seguirlo probablemente resulte en alguna forma de pobreza, hambre, tristeza y persecución en esta vida; sin embargo, Jesús elogia la vida de los que lo siguen. Sin embargo, negar a Cristo para asegurar riquezas, plenitud, gozo y fama en esta vida, no es algo que Jesús recomiende. Jesús les está hablando a sus discípulos, a todos ellos, y especialmente a los doce, para que piensen en los dos caminos antes que cualquier otro. Puedes seguir el camino de los ricos malvados que ponen su corazón en las cosas de este mundo, sin importar el costo, e incluso a expensas de sus almas. O puedes seguir el camino de Cristo, buscando el reino de Dios y la justicia, incluso si viene con el costo de los placeres terrenales aquí y ahora. Estas bienaventuranzas se dan para elogiar el camino al que Jesús les dirige.

Esto nos lleva entonces a nuestro segundo punto para entender por qué Jesús puede recomendarles esto a ellos y a nosotros, cuando seguramente significará varias dificultades en esta vida. Es porque habrá una doble reversión de estos estados hacia el exterior. Las cosas se cambiarán entre los impíos y los piadosos. Ese es el punto exacto de las bienaventuranzas y aflicciones de Jesús aquí. Piense en las bienaventuranzas. Dice que estos aparentes estados malos de pobreza, miseria, tristeza y persecución se revertirán. Por eso puede decir que somos bendecidos aunque estemos en tal estado de miseria. La palabra «bendecido» aquí es una palabra que habla de uno que se encuentra en un buen estado, un estado de felicidad, contentamiento y paz. Si este estado de pobreza, miseria, tristeza y persecución nunca cambiara, entonces sería difícil llamar a ese estado «bendito». Pero a la luz de la reversión, pueden llamarnos bienaventurados.

De la misma manera, esto es lo mismo por como Jesús habla a los impíos que son ricos y están satisfechos, alegres y educados por el mundo. Cuando Jesús usa esa palabra «ay», es una palabra que expresa un disgusto extremo. ¡Podrías traducirlo como «ay»! Es estar en tan mal estado que te sientes profundamente infeliz y descontento. Entonces, como ves, si el estado externo de los impíos nunca cambiara de un lugar de prosperidad y abundancia, entonces no habría ningún dolor en ellos. Pero a la luz de la reversión, puede decirles ¡ay!

Piense en términos de riqueza. Los piadosos pueden sentirse pobres aquí y ahora. Pero Jesús dice que deben tener la perspectiva de que son poseedores de las riquezas del cielo porque de ellos es el reino de Dios. Por otro lado, los impíos podrían haber mentido, robado, estafado e incluso asesinado en su camino hacia la riqueza. Pero Jesús dice que ya han recibido sus riquezas. No tendrán ningunas riquezas en el reino venidero de Cristo. Como señala Santiago, las riquezas de este mundo son frágiles y fugaces. Los tesoros de esta vida pueden empañarse, romperse, arruinarse o incluso ser robados. Pero para el cristiano que ha puesto su corazón en los tesoros celestiales, posee algo mucho mejor y eterno. Y sí, como señala Mateo, ser alguien no solo pobre exteriormente, sino especialmente pobre interiormente, pobre en espíritu, es darse cuenta de que necesitas a Dios y su gracia en tu vida. Es venir humildemente ante nuestro Señor y esperar su salvación. Es llorarle y decirle: «Señor, ten piedad de mí, pecador».

Piense en términos de satisfacción, en materia de hambre y aflicciones en general. Los piadosos podrían tener hambre en este momento y carecer de las cosas que necesitan. Puede que no tengan suficiente comida en la mesa. Vivir para Cristo podría significar que tomaron ciertas decisiones e hicieron ciertos sacrificios y ahora se encuentran necesitados. O su hambre y miseria pueden ser el resultado del ostracismo social porque profesan a Cristo. Si los esfuerzos de la cultura continúan cancelando en nuestro mundo, los cristianos de hoy podrían encontrarse hambrientos y necesitados si luchan por encontrar un trabajo porque la cultura supuestamente los ha cancelado. No hay nada nuevo bajo el sol. Los impíos pueden tener mucha comida en sus mesas y parecer que tienen todo lo que necesitan. Pero Jesús dice que un día tendrán hambre. Y Jesús dice que un día, los cristianos encontraremos que estamos completamente satisfechos. Y sí, como señala Mateo, debemos tener hambre de justicia y saber que a Dios le agradará llenarnos de tal fruto en nuestra relación con Él.

Piense en términos de llanto versus risa. Jesús habla de cómo los piadosos podrían llorar ahora. Hay varias razones por las que un cristiano podría llorar en este momento. Podríamos llorar por la naturaleza caída de este mundo. Podríamos llorar por todos los problemas y dificultades que enfrentamos en este mundo porque buscamos seguir a Cristo. Podríamos llorar por nuestro pecado. Pero un día nos reiremos de alegría y celebración cuando Jesús regrese para enjugar todas nuestras lágrimas. Un día, todas nuestras lágrimas terminarán para siempre. Sin embargo, ahora mismo, los malvados pueden encontrarse riendo. Piensan que lo están haciendo muy bien. Piensan que sus caminos son los mejores. Ellos celebran su progreso y pueden pensar que son los mejores del mundo. Puede que se rían ahora, pero Dios será el último en reír. En la maldad de ellos, Dios los juzgará. Cuando lleguen a conocer el juicio de Dios, su risa se convertirá en duelo y llanto.

Entonces, vemos como Jesús dice que se cambiarán las cosas. En cada una de estos cambios, va en ambos sentidos. Es como si los justos y los malvados cambiaran de lugar. Lo que los impíos están experimentando externamente se perderá y ellos experimentarán lo que los piadosos están experimentando, y viceversa. Los pobres se volverán ricos y los ricos se volverán pobres, etc. Esto es lo que Jesús tenía en mente lo que lo encontramos diciendo en otra parte: «Los primeros serán los últimos y los últimos serán los primeros».

Vea cómo las bienaventuranzas y los ayes de Jesús aquí exigen fe. En este momento, la vida actual para nosotros, los discípulos de Jesús, puede implicar varios problemas, dificultades y miserias en comparación con la vida del mundo incrédulo. Pero quiere que tengamos fe. En el lenguaje de las bienaventuranzas y las aflicciones, ofrece un contraste que exige fe. Aquellos que lo siguen tienen la verdadera vida bendecida, incluso si ahora mismo no lo parece desde una perspectiva externa. Y aquellos que no siguen a Jesús, están en un estado terriblemente triste, aunque no lo parezca desde una perspectiva externa.

Esto nos lleva entonces a nuestro tercer y último punto para reconocer que hay una dinámica de ya y no todavía involucrada en todo esto. En este punto de nuestra consideración, seguramente estoy señalando lo obvio aquí. Pero vale la pena pensar en estas cosas en términos del ya y no todavía porque informa y recuerda nuestra fe sobre el momento y el cumplimiento de estas cosas. Hay algunas cosas de la reversión en gran parte algo para el futuro y debemos tener en cuenta esa perspectiva. Pero también hay algunos aspectos que ya están aquí también, y debemos apreciarlos y reconocerlos también.

Observe entonces lo que ya es el caso. Empiece por la última bienaventuranza y aflicción. Si bien hoy en día se puede hablar mal de los que practican la piedad, Jesús señala que hicieron lo mismo con los profetas de la antigüedad. La implicación es que los piadosos son de Dios. El mundo dice cosas malas de los cristianos, pero Dios habla cosas buenas de los cristianos. Por eso dice en el versículo 23 que tu recompensa está, en tiempo presente, en el cielo. Las persecuciones del mundo hablan mentiras de lo que realmente son los cristianos; y lo que realmente son los cristianos es una de esas cosas que ya disfrutamos. Ya somos los que pertenecemos a Dios en Cristo Jesús y ya tenemos recompensa en el cielo a nuestra cuenta. En contraste, el mundo puede hablar bien ahora de los impíos, como dice el versículo 26, pero Jesús señala que ellos también hablaron bien de los falsos profetas de la antigüedad. Entonces, esto es algo de lo que ya es para los malvados. A pesar de la aparentemente buena reputación del mundo, no tienen un buen nombre para Dios. Son como los falsos profetas a los ojos de Dios. Ya están aquí y ahora bajo la condenación de Dios, a pesar del buen nombre que puedan tener aquí y ahora ante el mundo.

Otra cosa que ya está aquí se menciona en la primera bienaventuranza y ay. Los piadosos pobres ya tienen el reino de Dios. No dice que los pobres sean bendecidos porque de ellos será el reino de Dios. Dice que de ellos es el reino. Cuando nos convertimos en cristianos al dejar nuestra rebelión pecaminosa y poner nuestra fe en Jesucristo, nos convertimos en ciudadanos del reino de Cristo. También nos convertimos en hijos adoptivos de Dios en ese reino, coherederos con Cristo de una herencia celestial. Esto ya lo poseemos. Eso está representado aquí y ahora cuando alguien es bautizado en la iglesia de Cristo y se convierte en miembro. Esa membresía actual en la iglesia de Cristo en la tierra refleja, como creyentes, ya tenemos una participación en el reino de Dios. Cualquiera que sea la pobreza que podamos experimentar aquí y ahora, esa verdad debe contrarrestarse con las riquezas del cielo que ya nos pertenecen como cristianos salvos. En contraste, el versículo 24 habla de lo que ya tienen los ricos malvados. Ya han recibido su consuelo. Vea como Jesús combinó la primera bienaventuranza y el primer ay con algo que ambos ya tienen. Jesús dice que estos ricos malvados ya han recibido todo lo que van a recibir.

Entonces, observemos el no todavía en todo esto. Encontramos en las dos bienaventuranzas y bendiciones intermedias ese lenguaje de “será”. Esto es tiempo futuro, describe lo que se recibirá en el futuro. A los piadosos, no les faltará nada en el futuro, pero estarán satisfechos. Para los piadosos, no llorarán en el futuro, pero se reirán. Este futuro vendrá con el regreso de Cristo cuando venga trayendo el reino consumado de Dios. Como lo ilustra Apocalipsis a través de visiones, habrá ese maravilloso árbol de la vida que tiene fruto que siempre está en su tiempo. Y Apocalipsis dice que Dios enjugará todas nuestras lágrimas. Dice que nos regocijaremos por la caída de la Babilonia. Dice que nos regocijaremos de cómo se manifiesta entonces el reino de Dios. Celebraremos con gran gozo la fiesta de las bodas del cordero, y nuestro gozo será interminable. Pero para los malvados, aquí dice que en el futuro tendrán hambre y estarán de luto y llorando. Hay una canción de Newsboys que dice: «No sirven desayuno en el infierno». Las Escrituras hablan de ese estado eterno para los malvados como un lugar de llanto y crujir de dientes, por los siglos de los siglos.

Cuando pensamos en estos aspectos de no todavía, nos damos cuenta de que lo que la gente experimenta aquí y ahora es solo por un corto tiempo comparado con los estados eternos finales. Por eso podemos vernos bendecidos aunque aquí y ahora suframos por amor a Cristo. Y es por eso que el incrédulo debe darse cuenta de su gran aflicción aunque aquí y ahora disfruta de mucha prosperidad; porque es solo por un tiempo. Nuevamente, este es Jesús llamándonos a tener fe, a creer en esta perspectiva de la realidad del ahora versus el no todavía. Si tomamos en serio sus palabras, nos llama a responder para asegurarnos de que somos sus discípulos y nos encontramos en Él en ese último día.

Para concluir, les recuerdo que, “Nuestro Señor Jesucristo, que aunque era rico, por ustedes se hizo pobre, para que ustedes por su pobreza se hicieran ricos” (2 Cor. 8: 9). Y que “Jesús, el fundador y consumador de nuestra fe, que por el gozo que le fue puesto sufrió la cruz, menospreciando la vergüenza, y está sentado a la diestra del trono de Dios” (Hebreos 12: 2). Jesús experimentó un poderoso cambio de las riquezas del cielo a la pobreza de la cruz. Pero luego, de esa pobreza, se encontró con el cambio a la diestra exaltada de Dios. Del cielo y de regreso Jesús vino para que pudiéramos conocer este mismo tipo de cambio en Él.

Permítanme dirigirme a los no cristianos por un momento. Si ha pensado que el camino de Cristo parecía una tontería porque significaba a renunciar demasiado aquí y ahora, entonces le insto a que no seas corto de vista. Vea de esa manera que es el «ay». Pero para los cristianos, por supuesto, no debemos buscar la pobreza, el hambre, la tristeza y la persecución como si esas cosas fueran virtuosas en sí mismas. Pero en vez pongamos nuestro corazón en Cristo y su reino y su justicia como la prioridad de nuestras vidas. Si experimentamos pobreza, hambre, tristeza y persecución por eso, bueno, Jesús nos recuerda cómo pensar a cerca de eso. Dice que veamos nuestra bienaventuranza.

Amén.

Derechos de autor © 2021 Rev. W. Reid Hankins, M.Div.
Reservados todos los derechos.

Share

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.