Sermón de la Llanura: Cuando Vino una Inundación

Sermón predicado en 6: 43-49 por el Reverendo W. Reid Hankins durante el servicio de adoración en la Iglesia Presbiteriana de la Trinidad en 24/10/21 en Novato, CA.

Sermón

Traducido por el Diácono Diego Merino

Hoy concluimos trabajando en el Sermón de la Llanura en el libro de Lucas. En esta conclusión del memorable sermón de Jesús, se nos señala la necesidad de seguir a Jesús y prestar realmente atención a su palabra. Este es un seguimiento apropiado del pasaje de la semana pasada donde lo vimos hablando en contra de los maestros religiosos de su época que en realidad eran solo guías ciegos. A diferencia de los escribas y fariseos de la época, Jesús podía guiar a la gente a la luz de la verdad que tanto ellos como nosotros necesitamos. Sin embargo, al concluir este sermón, también se nos recuerda aquí que el tipo de seguimiento a Jesús llama por sus discípulos es el que proviene del corazón. Los verdaderos discípulos de Cristo seguirán a Jesús de corazón. Entonces, profundicémonos esto en el pasaje de hoy.

Comencemos mirando los versículos 46-49. Allí encontramos a Jesús haciendo una pregunta a aquellos que lo llamarían Señor pero que en realidad no lo obedecen como Señor. Les pregunta por qué harían eso, y seguramente se trata de una retórica. Pero usa eso para exponer la contradicción inherente a alguien que afirma que Jesús es el Señor, pero que en realidad no busca obedecer a Jesús. Puedes llamar a Jesús Señor, pero si no buscas obedecerlo, no estás actuando como si Él fuera tu señor.

Jesús luego da una parábola para ilustrar las ramificaciones de esto. Esta es la parábola clásica de Jesús de construir tu casa sobre la roca o no. Los versículos 47-48 dan la parte de la parábola que habla de construir un fundamento firme sobre la roca. El versículo 49 da la parte que habla de no construir en una base firme. Repasemos ambos. En el versículo 47, Jesús habla de aquellas personas que vienen a Él, escuchan sus palabras, sus enseñanzas y luego hacen lo que Jesús dice que hagan. Está describiendo a los discípulos de Jesús que en realidad están buscando escuchar lo que Jesús dice. Esto es lo que deberían hacer todos los discípulos de Cristo. Entonces, en el versículo 48, Él da la analogía de que esas personas son como las personas que construyen una casa, pero cavan profundamente hasta llegar a la roca sólida, y primero construyen un fundamento sobre esa roca sólida. De esa manera, en caso de que surja una inundación o una gran tormenta, su casa estará segura y protegida porque está construida sobre la roca sólida. Como dice, una casa así está bien construida. Jesús dice que si realmente haces lo que Jesús dice que hagas, entonces serás como el que no solo construye una casa, sino que construye una casa bien construida.

En contraste, Jesús dice en el versículo 48 que existe el discípulo que escucha a Jesús, que escucha sus palabras, sus enseñanzas, pero no busca hacer lo que Jesús le dice que haga. Las palabras de Jesús se escucha pero finalmente se ignora. Las palabras de Jesús caen en oídos sordos para tal discípulo. Esa persona es un discípulo solo de nombre, porque en realidad no está aprendiendo nada de Jesús. Las palabras de Jesús no son solo para algunos conocimientos académicos que Él quiere que tengas. Se supone que sus enseñanzas te están afectando. Son para corregirte donde necesites ser corregido. Deben dirigirte y guiarte sobre cómo vivir, pensar y hablar. Entonces, la parábola de Jesús sobre esa persona en el versículo 48 es que es como alguien que no construye los cimientos de su casa sobre la roca. Este es un complemento útil para el relato de Mateo sobre estas imágenes. Mateo indica que Jesús habla de alguien que construye sobre la arena. Pero aquí se registra a Jesús describiendo a alguien que no cava profundo hasta llegar a la roca. Simplemente no construye ninguna base real en absoluto. Simplemente construye en la parte superior del suelo. Esta no es una casa bien construida, porque como dice Jesús, cuando finalmente llega la tormenta, cuando vino una inundación, a la casa inmediatamente la hará caer. Y dice que la casa estará en gran ruina. Será desastroso cuando llegue la tormenta si la casa no está bien construida sobre una base adecuada. Jesús dice que si solo escuchas sus palabras, pero en realidad no le pones atención, entonces eres como una persona tonta que invierte todo ese dinero en construir una casa solo para perderlo todo porque no le pusiste una base adecuada.

Nota en esta parábola que es la tormenta la que prueba la casa. La tormenta mostrará si una casa está bien construida o no, si está bien fundada contra tales peligros. En la parábola, se asume que eventualmente vendrá una tormenta. Cuando finalmente lo haga, pondrá a prueba la casa. O demostrará que es resistente o demostrará que es defectuosa. La tormenta lo probará y lo demostrará cuando llegue. Y de hecho, mientras aplicamos la parábola, finalmente vendrán las tormentas. Hay tormentas en esta vida que pondrán a prueba el fundamento espiritual de alguien. Una persona así que no se basa verdaderamente en la palabra de Jesús se derrumbará. Y la tormenta final vendrá en el día del juicio. Pienso en cómo en el paralelismo del Sermón del Monte de Mateo, en 7:21, él habla de cómo al final, en el día del juicio, habrá personas que llamarán a Jesús, «Señor, Señor», y que Jesús les dirá a ellos, “Nunca los conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad «. Viene una tormenta que pondrá a prueba a todos los hombres. Si no es en esta vida, entonces será al final.

Creo que deberíamos notar el matiz interesante aquí de Jesús. Cuando pensamos en nuestro fundamento como cristianos, probablemente diríamos que nuestro fundamento es Jesús. Esa sería una respuesta acertada. También sería compatible con este pasaje, pero observa que Jesús habla en términos ligeramente diferentes. Cuando elogia este cimiento de una roca aquí, no lo expresa en términos de sí mismo, sino de sus palabras. Específicamente, lo expresa en términos de si haces lo que dicen sus palabras. Ahora, no hay una diferencia fundamental aquí. Tener a Jesús como tu fundamento está íntimamente ligado a sus palabras. Tener a Jesús como tu fundamento es tener sus palabras, su enseñanza, su doctrina como tu fundamento. Pero es un matiz lo que encontramos en Jesús en puntos que debemos reconocer y asimilar. Como en la Gran Comisión, dice que la iglesia no es solo para reclutar nuevos discípulos de Cristo, sino que luego enseña a esos discípulos a observar todo lo que Él nos a mandado. Él no dice que simplemente les enseñemos cuáles son esos comandos. Dice que les enseñemos a observar esos mandamientos.

Entonces, Jesús hace la distinción aquí entre simplemente escuchar sus palabras y realmente hacerlas. Encontramos ese mismo punto en Santiago 1:22. Allí Santiago dice que seamos hacedores de la palabra y no meros oyentes, porque de lo contrario te engañas a ti mismo. Sin duda, esto no aboga por una justicia basada en obras. De hecho, las palabras más importantes de la enseñanza de Jesús son el mensaje del evangelio que dice que no podemos salvarnos a nosotros mismos, eso es imposible, que debemos venir con fe a Cristo y confiar en su sacrificio para cubrir nuestro pecado. Pero si no prestamos atención a esa palabra y nos volvemos con fe a Jesús, entonces seguramente no conoceremos el don de la salvación, aunque hayamos aprendido académicamente el contenido del mensaje del evangelio. Asimismo, Jesús nos enseña muchas otras cosas que si no las empleamos, ciertamente no disfrutaremos de los beneficios que se ofrecen en su enseñanza. Si no mostramos el amor hacia los demás que Él elogia y terminamos teniendo relaciones problemáticas, ¿deberíamos sorprendernos? Podemos imaginar incluso como alguien podría hacer lo básico de las palabras de Jesús en términos de la respuesta del evangelio, pero fallar en implementar otras enseñanzas importantes de Jesús. Podrían ser salvos, pero aún así acumular muchos problemas innecesariamente porque no pusieron atención a Jesús.

Me gustaría pasar ahora a nuestro segundo punto para considerar los versículos 43-45 y esta enseñanza acerca de que un árbol se conoce por su fruto. Invertí el orden en nuestro pasaje para ayudarnos a establecer una conexión importante. ¿Por qué algunas personas escuchan a Jesús y lo obedecen, y otras personas lo escuchan y lo ignoran? Bueno, esta sección sobre un árbol que se conoce por su fruto nos lo dice. Jesús usa una analogía sobre árboles y frutas para ayudarnos a pensar en el estado del corazón de alguien.

Comienza en el versículo 43 con algunas afirmaciones que deberían ser evidentes por sí mismas. Básicamente, señala que los árboles dan frutos según su tipo. Los buenos árboles dan buenos frutos. Los árboles malos dan frutos malos. Las higueras dan higos. Las vides producen uvas. Pero los arbustos espinosos nunca dan higos. Las zarzas nunca producen uvas. Estas son declaraciones evidentes de la naturaleza.

Pero fíjate en la aplicación. Lo está aplicando a los corazones humanos. Cuando miramos a alguien que es una buena persona, que vive una vida piadosa, ¿por qué es eso? Bueno, como dice el versículo 45, es porque sus buenas acciones fluyen del buen tesoro de su corazón. En cambio, ¿por qué algunos viven una vida de maldad? ¿Por qué viven una vida impía y sin Dios? Jesús dice que es porque están actuando por el malvado tesoro que hay en su corazón. En otras palabras, nuestras obras fluyen del estado de nuestro corazón. La forma en que vivimos refleja el estado de nuestras almas. Esto puede parecer obvio, pero en la práctica las personas a veces pueden invertir el orden. Por ejemplo, Jesús en un momento tuvo que confrontar a los fariseos que actuaban como si lo que pudiera ensuciar el corazón de alguien fuera por lo que comían o no comían. Pero dijo que la inmundicia de alguien proviene de un corazón inmundo, no porque comieron algo inmundo que hizo luego inmundo su corazón. Del mismo modo, podríamos pensar erróneamente que alguien se convierte en una buena persona al hacer cosas buenas o que alguien se convierte en una mala persona al hacer cosas malas. Pero Jesús dice que es todo lo contrario. Alguien que sea una mala persona lo demostrará haciendo las cosas malas. Y una buena persona lo demostrará haciendo cosas buenas. Pero las acciones son fruto de sus corazones, no una causa para hacer de sus corazones algo.

En términos prácticos, esta idea se aplica a menudo para aconsejar a alguien por algún comportamiento pecaminoso. Tenemos que asegurarnos de llegar al meollo del asunto. Es la analogía del humo contra el fuego. A menudo, lo que se ve en términos del pecado de alguien es esencialmente el humo. Pero lo que está causando el humo es un fuego subyacente, que se refiere a lo que en realidad es el estado de su corazón que hace que hagan las cosas pecaminosas que están haciendo. Por ejemplo, un ejemplo clásico es cuando alguien deja de beber solo para empezar a fumar. Eso puede suceder si no te ocupas de la razón subyacente en tu corazón que te llevó a beber en primer lugar, y así simplemente intercambias una adición de sustancia controladora por otra. En términos prácticos, se debe llegar al meollo del asunto y abordarlo allí yendo al centro o raíz del problema. Desde el punto de vista del asesoramiento, esto puede resultar muy práctico y útil.

Y sin embargo, cuando pensamos en esto meramente en términos prácticos, podemos perder el punto de vista. El punto teológico es comprender que la condición o estado del corazón del hombre es, en última instancia, malo. Aparte de la obra regeneradora del Espíritu Santo, los humanos somos lo que llamamos totalmente depravados. Eso no quiere decir que todo el mundo mienta, robe y engañe todo el día. Pero es para decir que somos criaturas pecadoras y caídas en nuestro núcleo, con una disposición a servirnos a nosotros mismos en lugar de a Dios y a tomar decisiones basadas en lo que parece correcto a nuestros propios ojos en lugar de lo que Dios dice que es correcto a sus ojos. En tal estado caído, las personas finalmente no hacen lo que hacen para la gloria de Dios y, por lo tanto, sus acciones son finalmente pecaminosas, incluso si hacen cosas que aparentemente están de acuerdo con la ley de Dios. Para decirlo en los términos de esta parábola, el humano no regenerado es un árbol malo y, por lo tanto, producirá frutos malos.

Es por eso que Jesús en otra parte dice que un hombre debe nacer de nuevo para ser salvo. Cuando el Espíritu Santo obra un nuevo nacimiento en alguien, Dios le da ojos para ver su pecado y rebelión contra Dios. Dios les da un corazón que quiere volverse de ese pecado a Dios. Dios renueva sus voluntades para que comiencen a vivir una vida diferente. Este nuevo nacimiento es el comienzo de un corazón renovado. Sin embargo, en esta vida, el cristiano nacido de nuevo todavía luchará con ese hombre viejo, ese árbol malo que aún permanece en su interior. Pero él también tiene ese comienzo de una nueva semilla, un buen árbol, que crece a partir de eso. Podemos comenzar a dar buenos frutos del corazón nuevo que Jesús nos da.

Vamos ahora a nuestro punto final para unir nuestros dos primeros puntos. En nuestro primer punto, vimos a Jesús dirigiéndose a los que serían sus discípulos. Dijo que no solo tendrían que ser oidores de la palabra, sino también hacedores de la palabra. Él dio a entender que sería un completo desastre para alguien que solo escucha la palabra pero no actúa de acuerdo con la palabra. Luego, en nuestro segundo punto, dijimos que las buenas acciones fluyen de los buenos corazones y las malas acciones fluyen de los corazones malos. Entonces, combina estas enseñanzas juntas. ¿Por qué alguien escucharía las enseñanzas de Jesús y nunca las pondría en práctica? Sugeriría que tienen un corazón endurecido contra el Señor, que sus corazones son malos y necesitan un nuevo nacimiento.

Entonces, ¿las palabras de Jesús realmente penetran en tu corazón y dan buenos frutos en tu vida? ¿O simplemente entran por un oído y salen por el otro? Si finalmente caen en oídos sordos, entonces tienes un problema grave del corazón. En última instancia, esto es algo que solo Dios puede cambiar en ti. Y sin embargo, si eso te molesta o te preocupa, entonces muy bien puede ser evidencia de que Dios está obrando en tu corazón ahora mismo. Porque Dios obra el cambio de corazón a través de cosas como la predicación y el anuncio de la Palabra de Dios. Si hoy te preocupa haber sido solo un oidor y no un hacedor de la Palabra de Dios, entonces actúa hoy para prestar atención a la Palabra de Dios. Arrepiéntete de tu pecado y clama a Él con fe para que cambie tu corazón. Tomemos, por ejemplo, las palabras del Salmo 51:10 que oran a Dios: «Crea en mí un corazón limpio, oh Dios, y renueva un espíritu recto dentro de mí». Ora a ese Dios, mirándolo como el Gran Médico de tu alma.

Esto es muy importante por lo que Jesús dijo aquí. Se avecina una gran tormenta de juicio. Si tu vida está construida sobre el fundamento firme de Cristo Jesús y su palabra, entonces estarás firmemente plantado. En el día del juicio de Dios, estarás de pie. Pero si realmente has estado construyendo algo sin un fundamento real, entonces cuando venga la tormenta del juicio de Dios, todo se derrumbará. Como declara el Salmo 1, los malvados no se sostendrán en el juicio, sino que serán como paja que el viento ahuyenta.

Al concluir nuestro mensaje, quiero que pensemos realmente en la forma en que esta exhortación te llega dependiendo de dónde te encuentres con Jesús. Jesús estaba tratando especialmente hoy de llamar la atención de alguien que al menos exteriormente se mostraba como su discípulo. Jesús habló de alguien que realmente viene a Jesús y escucha sus palabras. Eso está describiendo a un discípulo. Llegas al maestro y te sientas bajo su enseñanza. Jesús está diciendo que hay personas que van a seguir las emociones como sus discípulos y, sin embargo, finalmente se les mostrará que no tienen fundamento. Y para tales aspirantes a discípulos, finalmente les sobrevendrá la ruina total y completa. Podríamos imaginar que algunos podrían caer en esta categoría a sabiendas, que sabían que solo estaban fingiendo ser cristianos por una razón u otra, pero en realidad no estaban buscando seguir realmente a Jesús. Otros podrían caer en esta categoría por tonterías; podrían pensar incorrectamente que debido a que van a la iglesia con regularidad y una cierta cantidad de otros estudios bíblicos significa que están siguiendo a Jesús. Y sin embargo, aunque esas son actividades importantes para los discípulos, si sus corazones todavía están lejos del Señor, sin prestar atención al mensaje del evangelio, ellos también conocerán finalmente el juicio de Dios. Así que esta es una de las formas en que se aplica el mensaje de hoy: para aquellos que pensarían que son discípulos de Cristo, debemos examinarnos a nosotros mismos para ver que realmente lo hemos estado siguiendo. Dice que evalúes eso examinándote si has estado buscando observar lo que Él nos ha enseñado.

Entonces, si aquí se da una advertencia tan severa de juicio a personas que en cierto sentido actuaron como discípulos cristianos pero no lo fueron, entonces espero que vean la advertencia aquí para aquellos que de ninguna manera viven como discípulos de Cristo. Ya es bastante malo venir a Jesús y escuchar su palabra y no prestarle atención. Y sin embargo, cuán especialmente malo es no estar dispuesto a venir a Jesús en ningún sentido. Si es ahí donde te encuentras, entonces te insto a que ya no rechace a Jesús. No te avergüences de venir a Jesús. Ve cuan urgente es que lo haces. Acércate a Él, escucha sus palabras y luego mira para prestar atención a su palabra. Cualquiera que sea la base de tu vida que creas que tienes, esta es la que realmente necesitas. Edifica tu vida sobre la roca de Jesús y sus enseñanzas. Y el punto de partida de sus enseñanzas es comprender que eres un pecador que no puede salvarse a ti mismo. Necesitas el sacrificio de Jesucristo en la cruz para que sea la expiación por tus pecados. ¡Arrepiéntanse y vuélvanse en fe a Jesús hoy y conozcan el perdón y la gracia de Dios e incluso un corazón nuevo!

He dirigido estas palabras de Jesús a los falsos discípulos de Jesús y a los no discípulos de Jesús. Las palabras de Jesús también nos llegan hoy a nosotros, que somos verdaderos discípulos de Jesús. Hoy recordamos que no somos verdaderos discípulos porque somos mejores que otras personas. Somos solo verdaderos discípulos porque Dios ha cambiado nuestros corazones. Demos gracias a Dios con actitud de gratitud por esto al escuchar estas palabras hoy. Pero animémonos también porque esta vida de seguir a Jesús no es en vano. Es muy valioso obedecer su palabra. Nosotros, que seguimos verdaderamente a Jesús, ahora tenemos nuestras vidas construidas sobre los cimientos más firmes. Necesitamos escuchar esto. Necesitamos que nos recuerden esto. Nuestra fe no es en vano. Anímate de nuevo hoy que estás fundado en Cristo que es nuestra roca y que ninguna tormenta puede sacudirnos verdaderamente.

Amén.

Derechos de autor © 2021 Rev. W. Reid Hankins, M.Div.
Reservados todos los derechos.

Share

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.